Cuatro estómagos y sus gases contaminantes en un solo cuerpo

La semana pasada estuve en la sala de necropsias y me resulto muy curioso ver los tamaños de los órganos de una vaca, en concreto las dimensiones de su estómago.

¿Habéis oído hablar alguna vez de los rumiantes?

Seguro que sí.

Los rumiantes son aquellos animales que digieren alimentos en dos etapas: primero lo consumen y luego realizan la rumia. Estos animales regurgitan el alimento cuando está semidigerido para volver a masticarlo.

r

Rumiantes

Los vacas, las cabras, las ovejas, los venados, los búfalos, los ciervos y los bisontes, entre otros, son rumiantes. Se trata de animales cuyo aparato digestivo está dividido en distintas cavidades. Por eso se dice que los rumiantes tienen cuatro estómagos, aunque realmente son cuatro compartimentos, también se les ha denominado poligástricos. Las cuatro cavidades son rumen, retículo, omaso y abomaso.

El rumen, panza o herbario es la primera cavidad, en este sector diversos microorganismos se encargan de descomponer el alimento para que pueda desarrollarse la digestión.

El alimento ya descompuesto es regurgitado desde el rumen hasta la boca a través del esófago. El rumiante vuelve a masticar la comida para tragarla nuevamente y pasar directamente al retículo, también conocido como redecilla o bonete. En esta segunda cavidad el alimento sigue fermentándose.

El recorrido del alimento sigue hacia la tercera cavidad, el omaso, libro o librillo, en ella el alimento se sigue descomponiendo y reduciendo, mientras se absorben nutrientes y se separan desechos.

Finalmente la comida llega al abomaso, conocido también como cuajar o estómago verdadero, esta cuarta y última cavidad el estómago funciona igual que el de un animal monogástrico.

Rumiante

Cavidades estómago rumiante.

Una característica anatómica del retículo y rumen, que está vigente solo unas pocas semanas a partir del nacimiento de estos animales, es una gotera esofágica. Es un pliegue funcional de la pared de estos compartimentos, que forman un canal, el cual permite la comunicación directa del esófago con el omaso y el abomaso, que sería el conocido como verdadero estómago.

Así los líquidos que ingieren, especialmente la leche materna, pueden evitar la acción bacteriana que sucede en el rumen y los movimientos del retículo. Este canal o gotera se forma por un reflejo relacionado con la acción de mamar. Una vez ocurrido el destete esta estructura pierde importancia.

Si la leche de una cría entrase directamente en la primera cavidad, el rumen, la cría sufriría ya que el rumen está diseñado para descomponer alimento sólido mediante un proceso de fermentación bacteriana. En tal caso, la leche se fermentaría y se generarían gases que no podría eliminar. Por ellos, cuando mama leche se produce una acción refleja que cierra la entrada al rumen y se forma la nombrada gotera esofágica, para conectar esófago con omaso y abomaso.

Cabe destacar que no sucede lo mismo cuando la cría bebe agua. De hecho, debe tomar agua en abundancia para facilitar la multiplicación de microbios y bacterias en el rumen para cuando se alimente de forraje. Entonces el agua pasa al rumen directamente y la leche al abomaso.

Entrada de leche al abomaso por la gotera esofágica.

Entrada de leche al abomaso por la gotera esofágica.

Pues bien, como decíamos anteriormente en el rumen el alimento está sometido a una acción mecánica y otra química. La primera se debe a las contracciones de las paredes del rumen y del retículo y la acción química consiste en una serie de fermentaciones originadas por los microbios.

Como consecuencia de la fermentación microbiana de los alimentos se produce una gran cantidad de gases. Los investigadores han estudiado este proceso y calculan que la producción de gases del rumen y retículo de una vaca oscila entre medio y dos litros por minuto, y, en total, una media de 200-600 litros por día. La mayor parte de los gases son anhídrido carbónico y metano.

¿Habéis oído alguna vez que las vacas contaminan la atmósfera?

Todos los animales, incluyendo nuestra especie, después de alimentarse realizan la digestión para aprovechar la energía de los alimentos, y producen posteriormente los desechos correspondientes. Estos desechos pueden ser sólidos, líquidos o gaseosos, como las flatulencias y los eructos.

Las flatulencias y los eructos son bolsas de gas que se retienen en el organismo y luego se expulsan. Uno de los gases que componen estas flatulencias es el metano. El gas metano constituye uno de los mayores contribuyentes en el efecto invernadero y en realidad es hasta 23 veces más poderoso que el dióxido de carbono.

Cierta cantidad de metano en la atmósfera es normal, ya que retiene el calor y ayuda a mantener un ambiente cálido, el problema es cuando hay demasiado metano y las capas de gases de invernadero se vuelven más grandes y espesas, reteniendo más y más calor de forma excesiva, literalmente asando el planeta.

En el mundo entero hay alrededor de mil millones y medio de vacas y son las mayores productoras de metano del mundo. Cabe destacar que sus flatulencias también contienen otros gases contaminantes que influyen en el crecimiento del efecto invernadero y 2/3 de todo el amoniaco también proviene de sus gases.

Científicos han indicado que para el año 2030 la emisión de gases de este tipo, aumentara un 60% por parte de la producción ganadera.  Según el Ministerio de Medio Ambiente de España, el 5.75% de los gases de efecto invernadero en el aire de España  tienen su origen en el ganado, en forma de estiércol o flatulencias. Solo en EEUU, las vacas producen más gases de efecto invernadero que 22 millones de coches juntos

¿Te imaginas un vehículo que funcione con metano generado en el rumen de las vacas?

Experimento INTA. Aprovechamiento metano.

Experimento INTA. Aprovechamiento metano.

Técnicos del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria demostraron que es posible capturar el metano de los bovinos, transformarlo en biocombustible y utilizarlo para generar luz, calor y hasta alimentar el motor de un coche. Un problema convertido en solución.

¿Qué opinas al respecto? ¿Te parece adecuada esta medida?

A mi personalmente me parece una buena solución a un problema que con el paso del tiempo podría convertirse en algo más grave. Mientras no cause sufrimiento a los animales y todo se realize en un proceso correcto es un buen remedio. Tenemos que cuidar nuestro planeta. 

 

Esta información no la conocimos en el ciclo, ya que nosotros estudiábamos la anatomía, fisiología y patología de los humanos, pero me ha parecido muy interesante comentarlo porque es algo que no todo el mundo sabe, siempre se habla de rumiantes sin saber que significa y que pasa en su interior, además el saber no ocupa lugar. En el módulo de Necropsias estudiamos la anatomía y función del estomago, en la unidad didáctica “Disección y estudio de los órganos abdominopélvicos”. Como decía anteriormente el estómago que más se asemeja al de las personas es el abomaso, realiza casi las mismas funciones que los de un animal monogástrico, secretando ácido clorhídrico y enzimas.

También decir que la colocación de los animales y el procedimiento de la necropsia es un poco distinto a los humanos. 

Por regla general la personas como ya sabemos se colocan decúbito supino y se les realiza la incisión. En cambio con los animales hay una pequeña diferencia y es que hay que colocarlos decúbito supino pero desarticulando las extremidades, para poder trabajar con comodidad, es la diferencia de los humanos que normalmente no hay que desarticular nada, si no colocar en posición anatómica.

 

Anuncios

2 comentarios en “Cuatro estómagos y sus gases contaminantes en un solo cuerpo

  1. Preguntona dijo:

    Reconozco que eso de los “4 estómagos” me llamó mucho la atención cuando estudié Anatomía, ¡qué recuerdos! 🙂
    Con respecto a los gases que expulsan y ese dispositivo que han ideado para aprovecharlos, considero que la idea es buena y, como bien dices, se realiza para “ayudar a nuestro planeta”. Pero, si no hubiesen tantas explotaciones ganaderas en el mundo, ¿seguirían teniendo estos gases tanta repercusión en el efecto invernadero?…

    Me gusta

    • albaapyc dijo:

      Buenas tardes, me alegra que te guste.
      Con respecto a tu pregunta, está claro que las explotaciones ganaderas emiten estos gases que repercuten de mala manera al planeta, pero lo que ocurre es que por ejemplo como dice la entrada, en España solo un 5.75% de los gases efecto invernadero provienen de las ganaderías, es decir, aún queda por eliminar casi un 95% de estos gases tan perjudiciales para el mundo. Con estos quiero decir que no debemos echarle la culpa del todo a los pobres animales. Estoy segura que hay más automóviles que se pueden eliminar y contribuir con la causa, lo mismo digo con las grandes fábricas y sus emisiones.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s